¿Cómo funciona (o no funciona) la Oficina de Violencia Doméstica (O.V.D)?

IMG-20130823-02838Esta oficina que depende de la Corte Suprema de Justicia, es donde te derivan cuando llamás por emergencia de violencia al 137. Es el único espacio físico que recibe denuncias durante las 24hs para víctimas de violencia en el ámbito del hogar, y está ubicada en Lavalle 1250. Y no, no funciona. Aunque en su página explique: “La existencia de esta Oficina, facilitará el acceso a justicia de las personas afectadas por la violencia doméstica que actualmente desconocen las vías de entradas al sistema, racionalizando a la vez los recursos por la indudable mayor eficiencia que implican las oficinas comunes a diversos tribunales.”

El Gobierno local – que destina un magro 0,06% al área Mujer – tiene otra línea de atención, un 0-800 que provee asesoramiento, con escasos recursos que redundan en un servicio deficiente, y que solo atiende de 9 a 15hs.

Lo primero que es importante señalar, es que te lleva varias horas comprender cuál es el mecanismo – o la lógica de funcionamiento de la oficina. Se debe en parte a que a las mujeres que llegan a denunciar no se les explica – presenta el “mapa” del procedimiento completo, entonces van viviendo cada momento con una incertidumbre aterradora.

Pero horas después – si estás atenta – lográs entender.

1)      Cuando llegas y sacas número, es un número que sólo te lleva a la “admisión” (te toman los datos). Esa no es la denuncia. Para denunciar hay que esperar, entre 4 y 8 horas, depende del día. Pero muchas se van, porque no les explican claramente que deben esperar a “que las llamen de arriba” para hacer la denuncia.

2)      En los casos en donde la mujer ya fue dos o tres veces antes, y se fue antes de completar el trámite, por no saber, por no entender, y porque no le explicaron, cuando pregunta le responden “En una hora te llamamos”. La verdad es que pasa un promedio de 4 o 5 horas antes que te llamen (para hacer la denuncia), y pude saber de casos en el que la amenaza fue “Mejor volvé mañana porque acá tenes para ocho horas”

3)      Una vez que ese dichoso paso está cumplimentado, hay que esperar la carátula y de ahí ir al juzgado.

4)      Los juzgados cierran 13.30. Por eso salvo que la mujer inicie el trámite a las 00hs (la OVD no cierra) nunca se puede cumplimentar en un día, con lo que debe volver a la casa – con el violento, sin exclusión ni restricción ni haber visto a un juez siquiera. Cuando al día siguiente vuelve la mujer al juzgado (si sobrevive, si tiene a donde ir, si no se arrepiente en el medio) ahí empieza otra aventura… en la pelea por pedir la exclusión del hogar o la restricción que impide al violento acercarse.

En la sala de espera el aire acondicionado sofoca pero la desidia, las interminables horas de espera, los rostros golpeados, lentes de sol, ojeras, mujeres dormitando en sus asientos de metal te provoca escalofríos.

Las mujeres que están en esa sala de espera sólo son contenidas por el acompañamiento mutuo, esa empatía que necesariamente se genera entre las que entran y salen de ahí. Se cuentan historias, se entienden, a veces lloran, se abrazan. Cada tanto asoma el policía (que porta arma y palo – ya sea porque ve a alguien mandando un mensajito (“Señora, no se puede usar celular acá, están siendo filmadas”) o porque alguna se indigna con lo burocrático del funcionamiento y grita. Eso sí nos queda bien claro a todas las que entramos allí: no está permitido ni gritar ni mandar mensajes.

La respuesta del estado a través de sus instituciones a una mujer víctima de violencia, es más violencia. Esta re-victimización de las mujeres es parte de la falta de políticas públicas claras, concretas, con perspectiva de género y presupuesto acorde.

 Para cambiar, proponemos:

 -          Hay que invertir la carga de la prueba: ante el testimonio de una mujer golpeada, es el violento quien debe demostrar su inocencia.

-          Entrega del certificado de exclusión del hogar o restricción al violento de manera INMEDIATA. No se puede permitir que la mujer vuelva al lugar de la violencia sin protección.

-          Equipos interdisciplinarios de contención, con salarios acordes a la tarea. Capacitación de los administrativos para abordar la situación con perspectiva de género.

-          Tiene que haber dependencias de tránsito donde la mujer y sus hijos puedan alojarse mientras la situación se resuelve. Para esto debe asignarse el presupuesto necesario. Por eso en la Ciudad el diputado Alejandro Bodart propone que se abra un refugio por comuna (http://alejandrobodart.com.ar/2012/11/02/abrir-un-refugio-en-cada-comuna-para-las-mujeres-victimas-de-violencia-de-genero/)

-          Hay que declarar la Emergencia Nacional contra la violencia de género y los femicidios. Esto permitiría asignar partidas presupuestarias para refugios, para campañas, para ayudar a las mujeres a rehacer sus vidas. Como propuso el MST – Nueva Izquierda a través de nuestro diputado Alejandro Bodart en la Ciudad:  http://alejandrobodart.com.ar/2012/10/03/proyecto-de-ley-de-emergencia-en-violencia-de-genero-031012/

Es una tarea pendiente de esta democracia, encargarse de revertir la opresión y la violencia contra las mujeres.

violencia

 

 

 

Un pensamiento en “¿Cómo funciona (o no funciona) la Oficina de Violencia Doméstica (O.V.D)?

  1. Es sin duda alguna, un tema de especial importancia en el orden de prioridades de la gestión política de éstos tiempo. No obstante ello, considero que aquí se comete un error recurrente y no menor, de relatar una escena parcial de un suceso mucho mas complejo.
    Erradicar la violencia es definitivamente un estandarte de quienes confiamos plenamente en un mundo de igualdad y justicia, pero el fenómeno definido como violencia de género asoma como un paradigma de la falacia, aún a pesar de las cuantiosas verdades escritas por cuanto eudito formador de opinión.
    Si bien algunas observaciones hechas en éste artículo, merecen, en mi consideración, una atención concreta a resolver, otros aspectos me resultan un afrenta a la inteligencia, y una expresión de odio que dista de un planteo de igualdad y justicia real.
    No soy un especialista técnico en la materia, me considero mucho mas que eso, soy alguien que padeció largamente esos pasillos y otros que no estan mencionados aquí, y pude ver a los propios ojos la furia indiscriminada que habita en algunos gestores de éstas políticas violentas bajo el manto de la mal llamada violencia de género.
    En éste artículo, hace causa común con el relato que se quiere imponer desde hace años ignorando algo tan preciado y fundamental para nuestra cultura, que son los niños, tanto éstos ámbitos de la burocracia sexista y violenta, jamás se ocupa de nuestros niños, ni el Cuerpo Interdisciplinario, ni los Juzgados, ni los asosores de minoridad, todos sucumben ante una mirada que pretende ser absolutista en favor de una condición sexual, por “derecho divino”, el varon es enemigo.
    Pero la historia de la humanidad lo enseña, no hay mal que dure 100 años, y la jurisprudencia comienza a mostrar que las cosas no eran tal como se las relataba, y tal vez una real oportunidad de justicia e igualdad entre sexos se abre paso en la próxima década.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>